Soluciones tecnológicas para cambiar…

La energía del cambio

Soluciones tecnológicas para cambiar…

El estado de hidrógeno como combustible para vehículos

Compartir

¡Ya es una realidad! Contamos con un combustible no fósil, cien por cien respetuoso con el medioambiente y de fácil repostaje. Se trata del hidrógeno. ¿El inconveniente? Aún queda mucho por hacer a nivel de infraestructuras y servicios. En la actualidad, el hidrógeno se ha establecido como una alternativa de combustible con emisiones cero para distintos medios de transporte, tanto de pasajeros como de mercancías.

Su funcionamiento consiste en la combinación de hidrógeno y oxígeno en una pila de combustible que genera electricidad y agua. La electricidad se utiliza en motores eléctricos que impulsan el vehículo. Por lo tanto, los vehículos con pila de combustible son vehículos eléctricos que almacenan la energía en forma de hidrógeno en vez de en baterías.

Las ventajas de un vehículo con pila de combustible frente a un vehículo eléctrico convencional son, entre otras:

  • Autonomía: el hidrógeno es una forma altamente eficiente de almacenar energía. La autonomía de estos vehículos puede superar los 500 kilómetros.
  • Bajo tiempo de repostaje: apenas tres o cuatro minutos bastan para llenar el depósito de un turismo al completo.

El interés del uso del hidrógeno como combustible para transporte ha llevado al desarrollo de distintos tipos de vehículos.

Marcas como Toyota, Honda y Hyundai ya tienen a la venta vehículos con sistema de pila de combustible.

Por un lado, en el sector de los turismos, marcas como Toyota, Honda y Hyundai tienen vehículos a la venta con sistemas de pila de combustible. Otros fabricantes como Daimler, Ford, Renault y BMW también han desarrollado la tecnología en mayor o menor medida. Y empresas como Symbio han desarrollado extensores de rango, o lo que es lo mismo, unos dispositivos que incrementan la autonomía de los vehículos, basados en hidrógeno y pilas de combustible para plataformas eléctricas. Un ejemplo es la conversión realizada para la Renault Kangoo ZE.

En autobuses, fabricantes como Vanhool o Mercedes han desarrollado modelos que se encuentran en circulación en distintas ciudades europeas como Aberdeen, Londres, Colonia, Antwerp, Oslo, etc.

Otro tipo de vehículos, como los trenes o los barcos, están siendo desarrollados en los últimos años como alternativas para la electrificación de estos medios de transporte y la sustitución de combustibles fósiles.

El reto de la implantación del hidrógeno como combustible viene dado por la falta de una infraestructura de repostaje extensa que permita el uso de los vehículos de forma análoga a los que emplean combustibles fósiles. Por este motivo, la expansión de las estaciones de servicio para el suministro de hidrógeno está siendo impulsada en múltiples geografías.

El país que más impulso está dando al hidrógeno como combustible es Japón, que ya cuenta con 90 estaciones de servicio en operación.

En el mercado asiático, el mayor impulso se está realizando en Japón, que cuenta ya con 90 estaciones de servicio operativas y un horizonte de 900 estaciones de servicio en funcionamiento para el año 2030. Corea y China, que también están realizando desarrollos en el sector, manejan unas previsiones de más de 100 estaciones de servicio para el año 2020 en China y Corea estima tener 500 estaciones para el año 2030.

En Estados Unidos, hay 62 estaciones de servicio operativas y otras 25 estaciones están actualmente en distintas fases de planificación. La mayor parte de estas infraestructuras se encuentran localizadas en California, donde los programas de regulación para las emisiones de los vehículos han servido de impulsores para tecnologías cómo ésta.

A nivel europeo, la mayor concentración de estaciones de servicio de hidrógeno instaladas se encuentra en Alemania, con unas 60 en la actualidad; Reino Unido, con 15; y los países escandinavos, con cerca de 20. Existen distintos programas de desarrollo a nivel europeo y nacionales para impulsar la red existente. De esta forma, los objetivos de Alemania son de 400 estaciones de servicio de hidrógeno para el año 2020.

A nivel español, el Marco de Acción Nacional de Energías Alternativas en el Transporte tiene fijado el objetivo de alcanzar las 20 estaciones de servicio de hidrógeno operativas en todo el país para 2020, a partir de las cinco actuales, una de las cuales fue desarrollada por Abengoa y se encuentra en el polígono de Torrecuéllar, Sevilla.

A nivel global, los objetivos establecidos por los distintos gobiernos están cercanos a 3.000 estaciones de servicio para dar suministro a dos millones de vehículos para el año 2025

Juan Fernández García, Desarrollo de Negocio Hidrógeno

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Posts más leídos