Soluciones tecnológicas para cambiar…

La energía del cambio

Soluciones tecnológicas para cambiar…

Día Mundial del Medioambiente 2018 – Plásticos: reutiliza o rechaza

Compartir

Las cifras hablan por sí solas. En la última década, hemos producido más plástico que en todo el siglo pasado; compramos un millón de botellas de plástico al minuto; al año, invertimos 17 millones de barriles de petróleo para producir botellas de agua. El ser humano tiene en la actualidad una gran dependencia del plástico, muy presente en prácticamente la totalidad de las tareas que éste desarrolla. Algunos plásticos son reutilizables, pero ¿qué pasa con aquellos que no lo son?

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), cada año son desechados y vertidos a los océanos 13 millones de toneladas de plásticos. Y éstos son el principal causante de la contaminación de nuestro ecosistema. Sobran los motivos para dedicar este año el Día Mundial del Medioambiente a concienciar sobre el uso excesivo de plásticos en nuestro día a día.

Nos remontamos al año 1933. Inglaterra. Una planta química crea por accidente el polietileno, el plástico más común. Poco tardó en reconocerse su utilidad, primero en Europa, después en Estados Unidos y en el resto del mundo. Pero, a finales de los 90, sale a la luz la denominada gran mancha del Pacífico, un cúmulo de desechos de botellas de plástico, juguetes, aparatos electrónicos descompuestos, redes para pescar abandonadas, etc., que se estima que alcance las 87.000 toneladas de peso, y que flota en un lugar del océano Pacífico. Y casi la totalidad de este montón de basura está integrada por objetos de plástico. Bangladesh fue el primer país del mundo en prohibir las bolsas de plástico, a principios del 2000. Hoy, ya son más de una docena los países que se han sumado a esta iniciativa.

Más de la mitad de la población mundial de tortugas marinas ha ingerido plástico en alguna ocasión.

Por tanto, ¿qué consecuencias reales tienen estos desechos de plásticos para nuestro entorno y para nosotros mismos? El plástico no es un material biodegradable y, además, es muy duradero -puede durar siglos-. El plástico es fotodegradable, es decir que, con la luz solar, se desintegra en trozos cada vez más pequeños, que atraen toxinas y metales pesados a medida que viajan con las mareas.

Las tortugas marinas, por ejemplo, se comen las bolsas de plástico por error, ya que las confunden con su plato favorito: las medusas. Según un estudio de la Universidad de Queensland, más de la mitad de la población mundial de tortugas ha ingerido plástico en alguna ocasión. Otras muchas mueren atrapadas entre redes de pesca abandonadas en los océanos. No es raro por tanto que la población mundial de tortugas haya disminuido, sobre todo en los últimos años. Conscientes de esta problemática y de la necesidad de concienciar a la población, se ha fijado el 23 de mayo como el Día Mundial de la Tortuga.

No sólo las tortugas sufren las consecuencias de este mar de plásticos. Al menos 700 especies marinas se calcula que están en contacto con este vertedero. Y más del 17 % de éstas se encuentra en peligro de extinción. Por no hablar de los efectos que el pescado y el marisco contaminado pueden conllevar para los seres humanos que, en muchos casos, son el último eslabón de la cadena alimentaria y pueden estar en riesgo de dañar su salud.

La ONU celebra este año el Día Internacional del Medioambiente bajo el lema “Un planeta #SinContaminación por plásticos”.

Por todo esto, y para concienciar a los gobiernos, a la industria y a las personas, la ONU celebra este año el Día Internacional del Medioambiente bajo el lema “Un planeta #SinContaminación por plásticos”. Esta edición, el país anfitrión es India, uno de los más contaminados y que más contamina del planeta. De él provienen el 60 % de los desechos de plásticos de los océanos. “La filosofía y el estilo de vida de nuestro país están históricamente arraigados al concepto de coexistencia con la naturaleza. Estamos comprometidos a hacer del planeta Tierra un lugar más limpio y verde”, dijo el Dr. Harsh Vardhan, Ministro de Medio Ambiente, Bosques y Cambio Climático de India. Recientemente, India ha endurecido las medidas para controlar su producción de plásticos desechables.

En Europa, ya se ha lanzado un paquete de medidas para reducir la producción de los productos de plástico que más abundan en los océanos y aquellos para los que existe una alternativa sostenible y económicamente asequible. Se contemplan, además, los gastos de limpieza y de gestión de los residuos, que tendrán que ser sufragados por las mismas empresas fabricantes.

Asimismo, ya existe una alternativa real para limpiar los océanos que está previsto que comience a funcionar a mediados de 2018. Se trata de las barreras marinas de la empresa The Ocean Cleanup, que hasta el momento han estado funcionando en modo de pruebas.

La labor de las empresas en este sentido es clave. Mantener un compromiso con el medioambiente y ser socialmente responsables es la vía para mantener un entorno saludable. En Abengoa, la sostenibilidad ambiental es el centro de su estrategia y su gestión está orientada a reducir el impacto negativo de su actividad en el entorno. Así que, con todo ¡seamos optimistas!

Rocío Castro Moreno, departamento de comunicación de Abengoa.

1 Comentarios

Excelente reflexión... es hora de hacer algo, por pequeño que parezca, sirve. Como dice la nota ¡Seamos optimistas!... Adelante!!!!!!!
avatar
Marcelo
05/06/2018 15:59:05

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Abengoa asegura la confidencialidad de los datos aportados por usted a través del presente formulario y cuya finalidad es solo responder las consultas realizadas por usted. Asimismo Abengoa garantiza que en ningún caso serán cedidos sus datos a terceros. En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento Europeo de Protección de Datos (2016/679), Abengoa le informa que podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, portabilidad y limitación remitiendo un escrito identificado con la referencia "Protección de Datos", en el que se concrete su solicitud y al que acompañe fotocopia de su Documento Nacional de Identidad, dirigido a lopd@abengoa.com o a abengoa@abengoa.com.

Asimismo puede dirigirse al DPO "Data Protection Officer" de la Compañía para aclarar cualquier duda que le surja en el ámbito del tratamiento de sus datos personales.

Abengoa S.A. es la empresa responsable del tratamiento de tus datos personales, y tiene su domicilio en el Campus Palmas Altas, Calle Energía Solar 1, 41014 de Sevilla, España.

Posts más leídos