Soluciones tecnológicas para cambiar…

La energía del cambio

Soluciones tecnológicas para cambiar…

Día mundial de la Ciberseguridad: colaborando para protegernos

Compartir

En nuestro mundo siempre cambiante nos encontramos en medio de un nuevo escenario en el que la información es accesible en tiempo real, desde cualquier ubicación y dispositivo. Esto ha originado un incremento del número de potentes ciberataques. Nuevas palabras como ciberamenazas y ciberincidentes también son cada vez más frecuentes. El Día Mundial de la Ciberseguridad se celebra el 30 de noviembre y, hoy, repasaremos la situación actual y la importancia de colaborar juntos para protegernos.

Foto interior

En los últimos años, nos hemos acostumbrado a recibir noticas acerca de la ocurrencia de incidentes de ciberseguridad. Ninguna institución, compañía o incluso estado queda libre de riesgos. Prueba de ello son los casos de posibles influencias externas en diversos acontecimientos políticos (elecciones en EEUU, Brexit, Cataluña); fugas masivas de datos personales e información confidencial (Equifax, Yahoo, Deloitte, Uber); o secuestro de dispositivos e información a escala mundial (caso wannacry que afectó a compañías como Telefónica). Son únicamente los últimos casos y los más conocidos, pero las cifras ofrecidas por las entidades dedicadas a la respuesta a incidentes de seguridad como Enisa, US-CERT, CCN-CERT, Incibe o AndalucíaCERT hablan de miles de ciberincidentes anuales. Por ejemplo, CCN-CERT (Centro Criptológico Nacional) comunicó en su último informe de actividad un incremento de los incidentes gestionados del 14,5 % anual.

El Día mundial de la Ciberseguridad nos traslada la importancia de colaborar juntos para protegernos de las ciberamenazas y cuidar la información que manejamos.

Debemos ser conscientes de que, en último término, tras cada ciberincidente, las víctimas son las personas. Ciudadanos, clientes o empleados sufren las consecuencias de la materialización de las ciberamenazas. Por este motivo, todos debemos asumir la responsabilidad de proteger la información y los servicios prestados. Se trata en el fondo de preservar el bienestar y el desarrollo económico de los países y de las personas.

El pasado 13 de septiembre, Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea (CE), manifestó que “[…]Europa sigue sin estar adecuadamente equipada para defenderse de los ciberataques […]” y, por ello, se mantiene la ciberseguridad como uno de los pilares estratégicos para el desarrollo de la Unión en los próximos años (Agenda Digital para Europa), al mismo nivel que la creación de empleo, la política energética o la política comercial de la UE.

También en el entorno corporativo se han desarrollado iniciativas para mejorar la seguridad. Cada vez son más las empresas que cuentan con departamentos de ciberseguridad y que integran en sus estrategias corporativas iniciativas para mejorar la protección de sus datos. Abengoa no es una excepción. Somos conscientes de las ciberamenazas y de nuevos riesgos a los que estamos expuestos en el día a día. La innovación siempre ha sido un pilar básico en Abengoa, y de igual modo en la función de Tecnologías de la Información (TI), por lo que se ha dotado a los empleados de soluciones tecnológicas ágiles que permitan una mayor movilidad y una mejor productividad. Este nuevo escenario en el que la información debe ser accesible en tiempo real, desde cualquier ubicación y dispositivo conlleva la exposición a nuevas y potentes amenazas.

Desde un punto de vista puramente TI, mantenemos un amplio conjunto de medidas de protección sobre los sistemas que nos han permitido prevenir la ocurrencia de incidentes (por ejemplo 49.000 amenazas detectadas al año y 54.000 correos maliciosos bloqueados al día), e identificar tempranamente sofisticados ciberataques.

Una participación activa significa que debemos ser extremadamente cautelosos ante la más mínima sospecha y reportarlo mediante las vías establecidas para ello.

Sin embargo, todos debemos ser conscientes de que es imposible conseguir una protección al 100 % basándonos únicamente en medidas técnicas, por lo que está demostrado que la mayor efectividad se consigue gracias:

  • Al factor humano, mediante la participación activa de los propios empleados en la protección de la información. Todos debemos ser extremadamente cautelosos ante la más mínima sospecha y reportarlo mediante las vías establecidas para ello. Para ello, se desarrollan programas de formación y concienciación para dotar a los empleados del mayor conocimiento posible en esta materia.
  • A la colaboración entre todas las partes involucradas, ya sean instituciones, empresas y las propias áreas internas de una compañía. Compartiendo información, conocimiento y recursos se consigue de una forma mucho más efectiva y más global mejorar la protección y la respuesta a ciberataques.

En resumen, la clave para mantener nuestras organizaciones seguras, evitar que se materialicen ciberincidentes y resolver rápidamente aquellos que se produzcan es entender la Seguridad de la Información como una responsabilidad compartida por todos.

¡Continuamos trabajando para mejorar!

Patricio Muñoz García. Director de Servicios a usuarios, Sistemas y Ciberseguridad de Abengoa

Patricio Muñoz García. Director de Servicios a usuarios, Sistemas y Ciberseguridad de Abengoa

¿Quieres saber más? Pregunta a nuestros expertos.
ask your questionHaz tu pregunta

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Posts más leídos