Soluciones tecnológicas para cambiar…

La energía del cambio

Soluciones tecnológicas para cambiar…

De residuo a recurso: la economía del futuro

Compartir

La gestión de residuos se ha convertido hoy día en uno de los principales desafíos de la humanidad, con repercusiones ambientales, económicas, sociales y de salud. En este post analizamos la situación actual y las decisiones e iniciativas que convertirán este problema en una oportunidad socio-económica sin precedentes gracias a la conversión innovadora de los residuos a recursos.

Cambio_interior

En el contexto histórico, el desarrollo socioeconómico ha estado siempre regido por la política del ‘obtener, utilizar, desechar’, que ha contribuido al deterioro progresivo del medio natural; la contaminación de tierra, mar y aire; la generación de residuos y la escasez cada vez mayor de recursos.

Este ritmo de consumo ha generado problemas que van más allá del medioambiente, afectando a la salud y a la economía a nivel mundial. Nos encontramos en una sociedad en la que se generan cada año más de 7.000 millones de toneladas de residuos. A este dato hay que sumarle el hecho de que la población mundial no para de crecer y que, a día de hoy, hay más de 3.000 millones de personas que carecen de acceso a unos sistemas controlados de gestión de residuos.

Es incuestionable la necesidad de una transición hacia patrones de consumo y de producción sostenibles que sirvan para combatir estos efectos y asegurar una prosperidad de largo plazo en un planeta saludable.

Según Achim Steiner, Director Ejecutivo del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), encontrar una solución no es sólo una necesidad medioambiental o de salud, sino también una inversión económica razonable. Un acuerdo global podría transformar la problemática de los residuos en una nueva fuente de recursos.

La Directiva Marco de Residuos (2008/98/CE) constituye el primer paso en el establecimiento de políticas que vinculen conceptos tradicionalmente tan separados como residuos y recursos. Y es que el objetivo de la directiva no se circunscribe a la protección ambiental, sino que promueve la política de la eficiencia y la optimización en el aprovechamiento de unos recursos que cada vez son más escasos.

Es en este punto donde las políticas europeas comienzan a converger con el concepto de economía circular, habiéndose convertido hoy día en el eje de trabajo para el cumplimiento de la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Fruto de ello, la Comisión Europea estableció a finales de 2015 un paquete de medidas sobre la economía circular, con la finalidad de ayudar al sector privado y al consumidor en la transición hacia un uso de recursos más inteligente, actuando sobre el cambio climático y el medioambiente e impulsando a su vez el crecimiento económico y la creación de empleo.

El concepto de residuo a recurso queda recogido en el concepto de la economía circular: una economía mucho más restaurativa y que se prevé como la economía del futuro.

El paquete incluye propuestas de actuación abarcando todas las fases del ciclo de vida de los productos: producción, consumo, gestión de residuos y mercado de materias primas secundarias; y tiene en consideración la diversidad de situaciones de los Estados Miembros, los mercados existentes y los flujos de materiales críticos, proponiendo soluciones frente a los posibles obstáculos que puedan surgir.

Esta iniciativa de la Comisión cuenta con la financiación de los fondos del Horizonte 2020, los Fondos Estructurales para la gestión de residuos y con inversiones en economía circular a nivel nacional.

A lo largo de estos dos años de vida, se han hecho avances significativos, destacando:

–          La publicación del informe Ecodesign Working Plan 2016-2019 de la CE, que se centra la eficiencia en el uso de recursos, incluyendo criterios tales como la durabilidad, la reparabilidad o el reciclaje.

–          La creación de dos plataformas alimentarias: la ‘EU Platform on Food Losses and Food Waste’, cuya finalidad es establecer y compartir medidas de prevención del desperdicio alimentario entre los países miembros y la plataforma FReSH, orientada a transformar el sistema alimentario en toda su cadena de valor.

–          La publicación de la hoja de ruta para la Estrategia de residuos plásticos en una economía circular, cuyo objetivo es desvincular la producción de plásticos de materias primas fósiles, mejorar su reciclaje y reutilización y minimizar la deposición al medio.

Abengoa se suma al reto con la adjudicación de la primera  planta que producirá biocombustibles  a partir de residuos sólidos en EE. UU.

Está claro que aún queda un largo camino por recorrer. Es esencial continuar trabajando en la búsqueda de soluciones para cumplir la Agenda 2030 y, para ello, el sector privado juega un papel crucial. En este sentido, Abengoa, siempre bajo la premisa de crear soluciones tecnológicas innovadoras para el desarrollo sostenible contribuyendo al bienestar social, se suma a esta labor con el proyecto de ingeniería y construcción de la primera planta que producirá biocombustibles a partir de residuos sólidos urbanos en Estados Unidos. La planta, que se ubicará en el estado de Nevada, tendrá capacidad de producción de 10 millones de galones de biocombustible al año, constituyendo una alternativa sostenible a las grandes cantidades de residuos que se generan en la zona.

Iniciativas como ésta harán que la economía circular se consolide como el motor del cambio cultural y económico que el mundo necesita.

Pablo Collazo Sánchez

Pablo Collazo Sánchez, departamento de Responsabilidad Social Corporativa de Abengoa

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Abengoa asegura la confidencialidad de los datos aportados por usted a través del presente formulario y cuya finalidad es solo responder las consultas realizadas por usted. Asimismo Abengoa garantiza que en ningún caso serán cedidos sus datos a terceros. En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento Europeo de Protección de Datos (2016/679), Abengoa le informa que podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, portabilidad y limitación remitiendo un escrito identificado con la referencia "Protección de Datos", en el que se concrete su solicitud y al que acompañe fotocopia de su Documento Nacional de Identidad, dirigido a lopd@abengoa.com o a abengoa@abengoa.com.

Asimismo puede dirigirse al DPO "Data Protection Officer" de la Compañía para aclarar cualquier duda que le surja en el ámbito del tratamiento de sus datos personales.

Abengoa S.A. es la empresa responsable del tratamiento de tus datos personales, y tiene su domicilio en el Campus Palmas Altas, Calle Energía Solar 1, 41014 de Sevilla, España.

Posts más leídos