Soluciones tecnológicas para cambiar…

La energía del cambio

Soluciones tecnológicas para cambiar…

COP24: creciendo en esfuerzos contra el calentamiento global

Compartir

El pasado mes de diciembre tenía lugar en Polonia la última cumbre de Naciones Unidas sobre cambio climático, en la que se aprobó el reglamento por el que se regirá el Acuerdo de París, permitiendo la medición de los esfuerzos de lucha contra el calentamiento global y la adaptación a sus impactos.

La ciudad polaca de Katowice fue el escenario el pasado diciembre de la COP24, la última Cumbre de Naciones Unidas sobre Cambio Climático. Tras más de dos semanas de negociaciones, dicha cumbre se selló con un acuerdo de mínimos que logra reunir un conjunto básico de reglas para hacer operativo el Acuerdo de París y que regirán la lucha contra el calentamiento global en los próximos años.

El compromiso contra el calentamiento global se mantuvo por parte de la gran mayoría de países firmantes, a pesar del incremento del movimiento negacionista del cambio climático en el entorno político de los últimos años.

Una coalición formada por un grupo de países demandó una mayor atención al último estudio del Panel Intergubernamental sobre cambio climático (IPCC).

Por una parte, una coalición formada por países europeos y por varios países en vías de desarrollo, siendo la mayoría insulares y, por tanto, sensibles al incremento del nivel del mar, demandó una mayor atención al último estudio del Panel Intergubernamental sobre cambio climático (IPCC), que alerta de las consecuencias de no lograr limitar la subida de la temperatura global a 1,5ºC, siendo la tendencia actual mucho mayor de la esperada. Según dicho informe, las emisiones globales de dióxido de carbono en 2030 deberán ser aproximadamente la mitad de las de 2010 y nulas en 2050, de cara a cumplir con el objetivo. Cualquier retraso en tomar medidas drásticas va en contra del planeta, ya que cada año que pasa, las emisiones no se reducen, sino que se incrementan, por lo que demorar el consenso es negativo a todos los efectos.

En contraposición a este primer frente, se localizan Rusia, Kuwait, Arabia Saudí o Estados Unidos, entre otros, los principales productores de petróleo a nivel mundial. Éstos insistieron en restarle importancia a este mensaje de alarma, frenando toda iniciativa orientada a la reducción del uso de combustibles fósiles o de migración a las energías renovables.

Las sucesivas discrepancias entre los países que apuestan por objetivos ambiciosos contra el cambio climático y los que optan por seguir dependiendo de los combustibles fósiles o los que simplemente consideran que no pueden permitirse ser tan ambiciosos, dieron lugar a la división de las partes, perjudicando severamente el avance de las negociaciones, ya que los acuerdos en las COP tienen que ser aprobados por unanimidad.

En la COP24 se han seguido sumando esfuerzos y aprobado el reglamento por el que se regirá el Acuerdo de París.

Finalmente, la cumbre concluyó con la aprobación del reglamento por el que se regirá el Acuerdo de París, permitiendo la medición de los esfuerzos de lucha contra el calentamiento global y la adaptación a sus impactos.

Este documento, que se ha ido desarrollando en las últimas COP a partir de la de París, tuvo un progreso muy significativo Polonia, y países como China se han puesto a la cabeza en su cumplimento, siendo éste el principal emisor de CO2 a nivel mundial. Todos los países, incluyendo Estados Unidos, participaron activamente en las negociaciones para avanzar en el reglamento.

Este documento establece criterios para asegurar que los compromisos de los países cumplan los requisitos del Acuerdo de París, siendo obligatorio que presenten cada dos años información que incluya un inventario de emisiones y de absorciones de gases de efecto invernadero, de acuerdo a las metodologías de IPCC; un seguimiento de los avances en mitigación según las Contribuciones Determinadas Nacionales (NDCs); e información de cada país sobre los impactos del cambio climático, de las vulnerabilidades y de las medidas de adaptación implementadas.

A partir de 2020 se deberá informar de todas las operaciones que se hagan en materia de financiación climática de los países desarrollados para con los países en desarrollo.

Asimismo, el reglamento establece las obligaciones de comunicación de la financiación climática de los países desarrollados para con los países en desarrollo. En este sentido, se deberá informar a partir de 2020 de todas las operaciones que se hagan al respecto, así como de los planes para aumentar y movilizar la financiación.

Toda esta información será registrada y controlada en el Global Stocktake, o Balance Global, sistema que permitirá evaluar cada cinco años el nivel de cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París. El primer Balance Global se hará en el año 2023 y, a partir de entonces, se efectuará cada cinco años.

En última instancia, se puede decir que en Katowice se han producido avances, aunque menos de los deseados. Las diferencias y los conflictos de intereses entre países han sembrado la semilla de la discordia frente a un problema que afecta a todos y cada uno de nosotros. Según las palabras de Xie Zhenhua, jefe de la delegación china en las últimas cumbres, “el cambio climático es el reto más importante al que se enfrenta la humanidad, del que ningún país queda exento, ya que es un destino compartido”.

Pablo Collazo Sánchez, responsable de Sostenibilidad Ambiental, departamento de RSC.

1 Comentarios

Thanks for the article post.Really thank you! Great.
avatar
DKhouse
08/04/2019 06:52:07

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Abengoa asegura la confidencialidad de los datos aportados por usted a través del presente formulario y cuya finalidad es solo responder las consultas realizadas por usted. Asimismo Abengoa garantiza que en ningún caso serán cedidos sus datos a terceros. En cumplimiento de lo dispuesto en la Ley Orgánica 15/1999 de 13 de Diciembre de Protección de Datos de Carácter Personal y en el Reglamento Europeo de Protección de Datos (2016/679), Abengoa le informa que podrá ejercitar los derechos de acceso, rectificación, cancelación, oposición, portabilidad y limitación remitiendo un escrito identificado con la referencia "Protección de Datos", en el que se concrete su solicitud y al que acompañe fotocopia de su Documento Nacional de Identidad, dirigido a lopd@abengoa.com o a abengoa@abengoa.com.

Asimismo puede dirigirse al DPO "Data Protection Officer" de la Compañía para aclarar cualquier duda que le surja en el ámbito del tratamiento de sus datos personales.

Abengoa S.A. es la empresa responsable del tratamiento de tus datos personales, y tiene su domicilio en el Campus Palmas Altas, Calle Energía Solar 1, 41014 de Sevilla, España.

Posts más leídos