Soluciones tecnológicas para cambiar…

La energía del cambio

Soluciones tecnológicas para cambiar…

Mitigación del cambio climático

Compartir

El cambio climático es una de las amenazas más trascendentes de la naturaleza y desafiará cada vez más nuestra manera de gestionar el entorno natural tal y como lo conocemos. La adaptación puede ser una respuesta en áreas del planeta especialmente protegidas.

Cambio-climatico-interior

No estamos descubriendo nada si decimos que nuestro planeta ya ha sufrido algunas modificaciones a causa del cambio climático. Entre éstas, encontramos el aumento de las temperaturas globales, el derretimiento a gran escala de nieve y hielo, sequías más largas y más frecuentes, cambios en la intensidad y el momento de las tormentas, en el calendario de las estaciones, el aumento del nivel del mar, los impactos asociados a las costas y el aumento de la acidificación del medio marino.

En respuesta a estos cambios, algunas clases de plantas y animales también se están viendo afectadas, al tiempo que el momento de los eventos estacionales que los rigen está siendo interrumpido. En algunos casos, las regiones ecológicas enteras se ven modificadas rápidamente. Las transformaciones debidas al cambio en el clima interactúan, además, con muchas otras tensiones ambientales, como la fragmentación y pérdida de hábitats, la contaminación, la propagación de especies invasoras y la sobreexplotación. Los impactos de muchas de estas tensiones son, asimismo, acumulativos o superpuestos.

En general, la respuesta al cambio climático puede dividirse en acciones de “mitigación” y de “adaptación”.

¿Cómo actuar ante esta situación? En general, la respuesta al cambio climático puede dividirse en acciones de “mitigación” (acciones que reducen la cantidad de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero) y de “adaptación” (acciones que posibilitan el ajuste al cambio climático mediante sistemas humanos o naturales).

Frente a estos dos tipos de actuaciones, hay que tener en cuenta que hay áreas protegidas: ecosistemas polares, montañosos, coralinos y forestales que juegan un papel crítico en el desarrollo de una respuesta eficaz al cambio climático. Las áreas protegidas son muy importantes pues proporcionan “soluciones naturales” al cambio climático y sus efectos asociados. Los ecosistemas relativamente intactos dentro de las áreas protegidas mencionadas, aportan beneficios y soluciones efectivas, incluyendo el almacenamiento significativo de carbono, la generación natural de agua limpia, la resiliencia a las tormentas y a otros peligros y una gran cantidad de otros beneficios ecosistémicos. Además, las áreas protegidas intactas permiten que muchas especies se adapten al clima cambiante proporcionando un hábitat de refugio necesario para responder a las distintas condiciones de una manera local, controlada.

La adaptación es una solución a medio plazo que nos aporta mucha información pero es solo una solución complementaria.

En definitiva, para ser parte de la solución, las áreas protegidas deben ser gestionadas de una manera que tenga en cuenta el cambio climático y su propia adaptación al mismo. Asimismo, son cada vez más importantes dentro de las estrategias nacionales e internacionales de adaptación al cambio climático.

La adaptación es una solución a medio plazo que nos aporta mucha información aunque, eso sí, es una solución complementaria, y debe ir acompañada de políticas de mitigación.

María Elena Fernández Ibáñez

María Elena Fernández Ibáñez, directora gerente de Zeroemmissions

¿Quieres saber más? Pregunta a nuestros expertos.
ask your questionHaz tu pregunta

Dejar un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Posts más leídos